NEWTON CAMBIÓ LA HISTORIA DURANTE UNA CUARENTENA

Durante este año casi todo el planeta está viviendo o ha pasado una cuarentena domiciliaria a causa de la epidemia causada por el Covid-19 o coronavirus.

Podemos pensar que es muy prematuro para conocer las secuelas o consecuencias sociales y psicológicas que  esta pandemia está causando a la población mundial. Pero si tomamos ejemplo de las cuarentenas conocidas anteriormente, podremos encontrar alguna parte positiva, por muy pequeña que pueda ser.

Retrocedamos en la línea temporal para averiguar qué ha ocurrido en alguna otra ocasión con similar confinamiento.

Intentemos sacar algo de motivación del resultado de las cuarentenas históricas más notables.

Durante la epidemia conocida como la Gran peste de Londres, que transcurrió entre los años 1665 y 1666, murieron cerca de cien mil personas sólo en Inglaterra.

Una cuarta parte de la población londinense moriría de Peste. Estaban cerca del final, uno de los últimos brotes importantes en los 400 años que la Peste Negra devastó Europa.

La población fallecía en las calles y su olor insoportable sumado al alcantarillado londinense no facilitaban el intenso trabajo de los médicos para erradicar dicha pandemia.

Como ocurre actualmente, muchos negocios echaban el cierre y hasta la familia real se confinaba lejos de la capital para una mayor protección.

 En este confinamiento posteriormente descubrimos que favoreció a algunos genios de la época. El confinamiento y aislamiento en sus domicilios y la distancia con la sociedad fue de una gran ayuda a por ejemplo a Shakespeare o Newton. Sólo estaban rodeados de tiempo, silencio y con tanta tranquilidad al eliminar de sus vidas todas las agitaciones de una vida social.

Esto les impulsó a llevar a cabo algunas de sus obras maestras.

Un joven de 23 años residente en Londres llamado Isaac Newton se dedicaba a hacer proyectos matemáticos y a investigar en la Universidad de Cambridge. Según se iba propagando la enfermedad, la universidad decidió cerrar sus puertas.

La ley de la gravedad y otras grandes ideas y obras creadas ...

Con la edad que tenía en ese momento, Newton era un estudiante universitario más del centro.

Cambridge envió a los estudiantes a casa para continuar sus estudios y para que mantuviera la distancia social.

Newton se recluyó en Woolsthorpe Manor, en el condado de Lincolnshire a unos 100 kilómetros al noroeste de la universidad en la que estudiaba y a 170 km de la ciudad de Londres, en una finca familiar. Allí se quedó aislado de la gente durante casi 2 años, y su tiempo lo dedicó al enriquecimiento de cultura e investigación de forma autodidacta. En esta cuarentena se convirtió en uno de los científicos con mayores aportaciones a la ciencia de la historia de la humanidad.

Se hizo con algunos prismas con los que experimentaba en su dormitorio. Incluso hizo un agujero en una de las persianas para que no pudiera pasar nada más que un pequeño haz de luz. De estos experimentos nacieron sus teoremas sobre la óptica. Newton pudo volver a Cambridge en 1667, con las teorías en su mano. Al cabo de 2 años, Newton se convirtió en maestro.

Tuvieron que pasar 200 años para encontrar la bacteria causante de la peste, aun así la gente no actuaba muy distinto a como estamos actuando nosotros en la actualidad para evitar el contagio.