MICHAEL JORDAN, EL MITO COMO JUGADOR Y LA FÁBRICA DE HACER MILLONES

Michael Jeffrey Jordan vino al mundo en la ciudad de Brooklyn, Nueva York, el 17 de febrero de 1963. 

Todos sabemos que en la historia del deporte podemos nombrarlo como el mejor jugador de baloncesto. Sus éxitos y jugadas le preceden allí a dónde vaya.

 

  • 6 anillos de campeón con los Chicago Bulls, de la NBA 
  • 10 títulos de máximo anotador de la liga, habiendo conseguido el mejor promedio de anotación de la historia de la competición, 30,1 puntos de media por partido a lo largo de su carrera.
  • 5 trofeos de “Most Valuable Player” (MVP) de la temporada regular.
  • 6 MVP de las finales de NBA, todas y cada una de las que disputó.
  • 10 veces incluido en el cinco ideal de la competición
  • 9 veces como integrante del mejor 5 defensivo de la NBA, siendo el mejor recuperador de balones 3 años y un reconocimiento como mejor defensor en todos los aspectos.
  • Dos oros olímpicos con la selección masculina de EEUU de baloncesto en Los Ángeles 84, aún como jugador universitario, y Barcelona 92, como integrante de lo conocido como “Dream Team”.

Someone asked @MJ23 who the best player of all time is #9ine (With ...

Habiendo se retirado definitivamente en 2003 en la actualidad es  el propietario de una franquicia NBA, los Charlotte Hornets, y uno de los hombres más ricos de Estados Unidos.

Pero si por algo sobresale MJ actualmente además de su legado, es por lo que representa fuera de la cancha. En sí mismo, Jordan es una de las mayores y más acertadas creaciones de mercado de la historia.

Su riqueza ronda los 1.900 millones de dólares, situandolo entre las 1.500 personas más ricas del planeta.

Pero, ¿cómo ha logrado este mito amasar semejante fortuna y en que la invierte?

Como jugador de baloncesto de la universidad de Carolina del Norte, donde se graduó en Geografía, y tras proclamarse campeón de la NCAA, liga universitaria de baloncesto, Jordan se presentó al draft, sistema de elección de jugadores en función de los resultados del balance victorias derrotas de la temporada anterior de los equipos o franquicias NBA, siendo elegido en tercera posición por los Chicago Bulls en 1984.

Como jugador NBA, Michael ganó 98,3 millones de dólares en sus años como jugador en activo, dieciséis. Estas ganancias dieron lugar al comienzo de su amasada fortuna.

Pero el verdadero pelotazo de Michael llegaría en el momento que une su figura a la de multinacional deportiva norteamericana de calzado y ropa Nike. Aunque ha reconocido que su idea inicial era firmar por la alemana Adidas, esta le descarto porque no era una figura imponente físicamente en la cancha, buscaban jugadores de más de dos metros once centímetros, y Jordan “solo medía” un metro noventa y ocho centímetros.

Los directivos de Nike no lo dudaron un instante y le firmaron un contrato inicial de 250.000 dólares anuales.

Con el paso del tiempo, viendo las exhibiciones de MJ en las canchas tanto con los Bulls como con la selección nacional, Nike decide crear la que se conoce como Jordan Brand, su propia división de ropa y calzado deportivo con su silueta del JumpMan, que aún hoy en día, casi dos décadas después de su retirada, le reporta unos ingresos superiores a los 100 millones de dólares anuales. Por poner un ejemplo, las botas de la marca AirJordan son las más vendidas de la historia del deporte mundial.

Fuera de la cancha, Jordan supo rodearse de asesores que le aconsejaron correctamente de cómo invertir todo ese dinero y a día de hoy posee varias empresas que van desde alquiler de aviones privados, ventas de mansiones de lujo, alquiler de yates a incluso varios campos de golf por todo Estados Unidos.

Lo que más asombra a los expertos de marketing y finanzas de la actualidad, es que MJ consiguió todo esto sin la presencia de las redes sociales y todos se hacen la misma pregunta, ¿a qué dimensión hubiese podido llegar este hombre de haber tenido a su disposición Facebook, Instagram, Twitter, etc…, en su época?