LA LAICIDAD DURANTE LA PESTE

La epidemia de la peste que asoló Europa en el siglo XIV promovió la laicidad y fundó las bases del Renacimiento.  Esta enfermedad golpeó con tal fuerza a este continente que causó una mortalidad aterradora. Se ha documentado de pueblos donde todos sus habitantes la contrajeron y fallecieron. En las ciudades no se daba abasto a recoger cadáveres esparcidos por las calles. La cifra estimada de fallecidos de gran Bretaña, se cifra en la mitad de la población.

En el año 1350 más de un millar de peregrinos se desplazaban dirección a Roma para curar sus enfermedades y buscar el consuelo de la iglesia.

Pero empezó a difundirse la laicidad entre los fieles al comprobar que los clérigos morían tanto o más que el resto de los feligreses.

 Aunque la iglesia amasaba más riqueza gracias a los legados y donaciones que les dejaban los difuntos, también tenían que pagar un precio, las estadísticas no inclinaban la balanza a su favor.

Tras los estudios realizados de la sociedad durante la peste los resultados decían que, la tasa de mortalidad entre los judíos era mucho menor. Se debía por  la higiene, los judíos tenían mejores hábitos de higiene. Esto motivó a la población a crear el rumor de que eran ellos los que estaban difundiendo la enfermedad.

Detente Peste! Por la Hna. Marie de la Sagesse Sequeiros

Otro tributo que tenía que pagar la Iglesia eras la misma muerte, ya que el clero estaba más expuesto a la Peste que muchos de los colectivos, al ofrecer el consuelo a los creyentes enfermos. Que la pandemia se cebase tan fuertemente con los miembros eclesiásticos es otra de las causas para cuestionarse el laicismo.

También se facilitaba la propagación de la enfermedad al circular por lugares con mayor concentración de gente, como los conventos, abadías y monasterios.

Como consecuencia de este desastre, se germinó la ideología Renacentista.

La población seguía creyendo en las curaciones milagrosas, pero se ha vuelto más reservada. Crecía la ideología de que era más probable encontrar la sanación en una sala de espera de un hospital que yendo a visitar  a Lourdes, rezando o haciendo ofrendas.

Oh, de otra forma se podría decir, cabe más posibilidad de que uno se cure de cáncer espontáneamente quedándose  en su casa que si viaja a Lourdes (viajar implica un riesgo de muerte por accidente).

Esta trágica pandemia acarreó muy grandes cambios sociales, económicos, en la agricultura, la hambruna, la guerra, etc.

Las vidas que se segaron en solo siete años tardarían en recuperarse dos siglos, mientras que los  que sobrevivieron se reorganizaban de un modo completamente nuevo.

 Para algunos supuso un ascenso tanto social como económico, a veces producido por el fallecimiento de familias enteras de nobles, dejando vacantes sus títulos, o por la priorización de algunos sectores como la ganadería.

Durante la pandemia de la peste, la población campesina se había ido a las ciudades en busca de compañía y alimento. El campo quedó despoblado y las ciudades se revitalizaron.  Una vez mitigada la pandemia causa el efecto contrario, mientras el campo crece, en las ciudades las luchas sociales permiten que la burguesía acapare más poder. Da comienzo la introducción  de algunas ideas normativas  en la técnica de los negocios: sentido de la precisión,sentido laico, del tiempo y de la previsión, sentido de la seguridad. Así nació el Renacimiento.