EL OCÉANO PODRÍA ALMACENAR MAS DIÓXIDO DE CARBONO DEL QUE SE CREÍA

Cada día que pasa aparecen nuevas investigaciones científicas para dar con las explicaciones de las preguntas más extrañas que pasan en nuestro mundo, como lo pueden ser el calentamiento global, los cambios biológicos y climáticos que estamos sufriendo, entre otras investigaciones que la ciencia puede explicar se encuentra el descubrimiento reciente que el océano podría almacenar más dióxido de carbono del que se creía, pero ¿A qué se debe esto y qué significa?

¿A qué se debe esto?

El principal causante de que el océano almacene más dióxido de carbono del que se creía es el calentamiento global, sobre todo el de las aguas del atlántico que, en resumidas palabras está creando un ambiente adecuado para que algas marinas y el fitoplancton se reproduzcan y crezcan absorbiendo el dióxido de carbono que se encuentra en el aire, de igual forma las algas también mueren y arrastran dicho dióxido de carbono hasta el fondo de las profundidades.

Las olas del mar también forman parte del agente que permite al océano almacenar más dióxido de carbono del que se creía, está demostrado bajo diversos estudios que las olas del mar están atrapando o secuestrando el dióxido de carbono del aire y llevándolo a las profundidades del mar, esto se realiza mediante las burbujas que forman las olas en la superficie y ellas atrapan todo ese dióxido de carbono, sobre todo si sus vientos son muy fuertes.

O puede que también sea el producto de todos los factores combinados, afectando de manera sinérgica y en común a nuestro planeta, ya sea el calentamiento global, el impacto del ser humano en el medio ambiente, cambios climáticos o la misma naturaleza.

Los océanos, el almacén mundial de CO2

¿Qué significa que el océano tenga más dióxido de carbono del que se creía?

Al parecer, según múltiples estudios realizados afecta al cambio climático de múltiples formas ya que si el océano almacena más dióxido de carbono del que se creía no significa que las altas temperaturas vayan a bajar por completo, o que vayamos a liberarnos de este problema sin más o sin mover un solo músculo, pero si influirá directamente al bajar un poco las temperaturas a cambio de afectar otras áreas que ya veremos.

Significa que tendremos más océanos con niveles de acidificación, es decir, que se vuelvan más ácidos, afectando así el Ph natural de los océanos, lo que podría llevar a problemas en nuestra salud produciendo mares con un agua imposibles de beber, no muy saludable para el contacto con nuestra piel  y por supuesto en la biosfera.

La administración de Donald Trump ha aceptado que hay calentamiento global evidente y que somos nosotros, los seres humanos los que lo hemos provocado. En una entrevista a Marcos Vázquez, un experto en la materia, ha dicho que conocer la cantidad de dióxido de carbono en los océanos nos permitirá conocer cuánto más podría guardar o en cuánto más tendríamos que reducir las emisiones de dióxido de carbono para minimizar los efectos a mediano y largo plazo de la salud de nuestro planeta.