DESCUBREN UN COMPLEJO EXCAVADO BAJO EL MURO DE LAS LAMENTACIONES

En estos días justo cuando el planeta está inmerso en la pandemia por coronavirus, las la Autoridad de Antigüedades de Israel, han dado a conocer el descubrimiento de un pequeño complejo bajo tierra que cuenta aproximadamente con dos milenios de edad, ubicado por debajo de las ruinas de un antiguo edificio de la época bizantina, a muy pocos metros de distancia del majestuoso Muro de las Lamentaciones, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el lugar más importante de peregrinación por excelencia de los judíos.

La estructura en cuestión el un habitáculo de superficie bastante reducida, excavado en la dura piedra que forma la cimentación geológica de la Ciudad Santa, bajo el pavimento de mosaico que se colocó siglos después por la civilización bizantina.

Unos arqueólogos se toparon con ella hace tan solo 6 semanas, durante las excavaciones realizadas entre los recovecos inferiores de esta área. Es una zona famosa por su rica historia milenaria y plagada de ruinas arqueológicas.

Arqueólogos descubren un teatro romano bajo el Muro de las ...

Se considera un hallazgo único, porque anteriormente no se habían descubierto estructuras similares en este lugar de culto considerado el más sagrado para el judaísmo ni en las cercanías del Famoso Muro de las Lamentaciones. El complejo cuenta con tres habitaciones excavadas en la dura piedra, y en cada una hay también huecos perforados en las paredes a modo de estanterías y escaleras, dando a suponer que pudo tener la función de almacén o despensa. No se ha desechado la idea de que pudiera haber servido como una vivienda residencial.

Edificarlo tuvo que suponer una inversión muy grande, ya no sólo por el esfuerzo que conlleva perforar la dura roca, sino también por la ubicación del mismo. Una ubicación en la que hace dos mil años era muy privilegiada, ya que estaba justo en el centro neurálgico de la antigua Jerusalén.

En la época romana temprana, se usaba por los habitantes de la urbe, antes de la destrucción de toda Jerusalén y del Segundo Templo judío, en el año 70 d.C. Esta catástrofe transformó por completo la urbe. Las estancias oscuras del complejo , distribuida en tres alturas conectadas entre sí, se edificaron claramente mediante la excavación, que se aprecia por la tierra que ocupa gran parte de la superficie del habitáculo inferior. En el yacimiento han encontrado varios restos de cerámica, vasijas de arcilla para cocinar, una taza de piedra y lámparas de aceite.

Gracia a este descubrimiento podemos recopilar información adicional de cómo era el día a día de los habitantes que residían en esta ciudad.

Otro objeto encontrado es un pedazo de qalal, una gran cuenca de piedra que tenía como finalidad la contención del agua, que se cree que está relacionada a las prácticas de rituales judíos de pureza.

 

Hay muchas preguntas todavía sin respuesta, que esperan ser respondidas según avanza el yacimiento.

Una de las cuestiones que nos plantea el hallazgo de este lugar es ¿para qué tanta inversión de esfuerzo y recursos para perforar esa estancia bajo las sólidas capas de piedra?.

En un futuro se tiene la intención de hacer accesible este yacimiento al público.