CRIPTOZOOLOGÍA ¿ANIMALES REALES O MITOLÓGICOS?

 ¿Qué es la criptozoología?

Considerada como ciencia por algunos y farsa por otros, se puede etiquetar más bien como una pseudociencia que se dedica al estudiar animales considerados extintos o mitológicos ya que solo se les llega a conocer por historias antiguas del folclore de algunas culturas.

La criptozoología es un fenómeno cultural que mueve a mucha gente, muy parecido al fenómeno Ovni, y con un público un poco menor al de muchos deportes.

Cada año se descubren animales que desconocían su existencia, y todavía nos queda espacio en nuestros registros para más descubrimientos de animales que parecían mitológicos pero que tenían una gran parte de realidad.

Estos animales reciben el nombre de críptidos y se quedarían fuera de la catalogación de animales de zoología contemporánea.

Económicamente mueve una gran cantidad de dinero, impulsando el turismo rural y de algunas localidades, por los avistamientos de algunos animales con características con cierto aire fantástico y que continuamente aparecen en los medios de comunicación.

Estos animales clasificados en esta categoría entran desde pequeños gusanos hasta la fauna exótica, mutante o que se haya escapado de algún laboratorio o extraterrestre.

La criptozoología presume del hallazgo real de los críptidos y de la lista de pruebas y reportes que a través de los años han testificado la posibilidad de su existencia.

Esta disciplina llega a mezclarse con algunos descubrimientos de la zoología por casualidad, los cuales justifican la existencia de los criptozoólogos.

 Por norma general los criptidos resultan ser leyenda o invenciones de gente con intereses detrás de ellos.

Los personajes de leyenda como el yeti, Bigfoot o el monstruo del lago Ness, entran en esta categoría, pero otros de este tipo ya fueron finalmente incorporados a los descubrimientos por la ciencia oficial de la zoología.

Algunos de los animales que han pasado de la leyenda a la realidad pueden ser, por ejemplo:

El Okapi

Un explorador galés llamado Henry Morton Stanley en 1890 dejó escrito en su diario la existencia en el Congo de un animal más pequeño que un caballo, pero con características similares que los nativos llamaban o´api.

Esta historia poco conocida, llamó la atención de un botánico inglés llamado Henry Hamilton Johnston que se fue en busca de este animal olvidado por la zoología.

Se hizo con dos pieles de este animal, pero no consiguió verlo en persona, las llevó a Londres donde se les identificó como de una especie que no estaba catalogada en la ciencia.  

Tras este hallazgo se hicieron varias expediciones con resultados fortuitos ya que se capturaron decenas de Okapi, un animal con una apariencia de mezcla entre una jirafa y una cebra.

Sigue siendo muy difícil observarlos en libertad, pero se pueden encontrar en muchos zoológicos del mundo.

El tigre de Tasmania

También llamado galacina, ha quedado extinto muy recientemente.

Era un marsupial originario del Holoceno, en el año 1930 se mató al último ejemplar que se conocía en libertad, y 6 años más tarde murió el último en cautividad.

Hay rumores sobre la posibilidad de que quede alguno en libertad, y en 2005 un turista alemán declaró tener fotografías del tigre de Tasmania, pero no se determinó su autenticidad.

El chupacabras

Esta  criatura que ha desafiado todas las leyendas, alcanzado una fama mundial: el chupacabras.

El  Comité para la Investigación Escéptica, de Estados Unidos, data que la primera persona que vio al chupacabras fue Madeylen Tolentino, de Canóvanas, en Puerto Rico, en 1995.

Tolentino lo describió como un ser terrorífico, parecido a un extraterrestre, que pasó frente a la ventana de su casa. A esta afirmación se unieron mas adelante otras moradores de la zona describiendolo como una criatura bípeda, de entre 1,20 y 1,50 metros de alto, con grandes ojos, púas a lo largo de su espalda y largas garras.

A esta criatura se la hizo responsable de la muerte del ganado de la zona, ya que mostraban perforaciones en el cuello y la falta de sangre del animal en todos los casos 

A principios de la década del 2000, hizo su aparición un chupacabras diferente. Esta versión guardaba rasgos de la criatura que había sido avistada en los primeros avistamientos, sin embargo en esta descripción no tenía pelo se desplazaba a 4 patas.

El Kraken

Los marineros explicaban exageradas historias sobre encuentros en alta mar con pulpos y calamares de decenas de metros de longitud, capaces de engullir un barco. En Historia natural general y particular de los moluscos (1801), Pierre Denys Monfort relataba el ataque sufrido por una embarcación francesa en las costas de Angola e incluía este dibujo que recreaba la escena, según las explicaciones de

Animal marino que se mencionaba en las historias nórdicas de la Edad Media y que catalogan de un tamaño gigante.La primera vez que se escribió sobre un calamar gigante fue en el siglo IV a.C.

 Su fama era tal que estas historias se extendieron desde el siglo XIII hasta el siglo XVIII. Se decía que era el monstruo mas grande del mar y que se tragaba hombres y barcos enteros.

Se empezó a creer realmente en su existencia a finales del siglo XIX, cuando un barco francés consiguió arrancarle uno de sus tentáculos.

Después de esto, empezaron a encontrar una gran cantidad de estos calamares gigantes que llegaron a alcanzar 10 metros de largo.

Se consiguió capturar el primer ejemplar en buen estado recientemente, en el 2004.

 El carpintero real                  

Es un pájaro carpintero que habitaba en los pantanos estadounidenses muy similar al pájaro carpintero que medía medio metro de longitud.

En embarrassment of being accused from accidental stealing. Although the paid features of Plagiarisma are better and allow you to customized, using the free subscription for purely duplicate content scanning is good enough for you. You should be aware that the result of the scan is not a matter of testing your honesty. 1994 se consideró como extinto, tras la deforestación de su hábitat.

En el año 2005 unos científicos aseguraron haber visto uno en la zona de Arkansas.

 Otros animales en esta categoría podemos clasificar a la mariposa esfinge de Morgan, de la que Charles Darwin había hablado de su existencia o el celacanto, que se creían extinguidos y se han encontrado ejemplares que llegan a medir 2 metros.