AVISPÓN ASIATICO GIGANTE ¿INVASION?

La última especie invasora que se teme que arribe a la península ibérica es l avispón asiático gigante, conocido por los expertos como vespa mandarinia, un insecto himenóptero perteneciente a la familia de las Vespidae.

Es un espécimen muy corpulento, con una longitud de 5 cm aproximadamente y una envergadura alar de 7,5 cm. Su mayor peligro radica en su potente veneno, capaz inclusive de disolver tejidos. Extremadamente agresivo, no tolera la cautividad, a diferencia por ejemplo de los abejorros. Dispone de unas mandíbulas potentes, armaduras protectoras y uñas tarsales con las que sujetar a sus víctimas.

Es mucho más grande en comparación con otras especies de avispas, dándose caso de reinas de hasta 100 mm y su color predominante es el naranja.

Tiene unos ojos compuestos y sus ocelos (pequeños ojos localizados en la parte superior de la cabeza entre los compuestos, cuya función consiste en detectar fuerza y presencia de la luz, pero que no son capaces de distinguir formas) de un color que varía de azul oscuro a negro. Asimismo, dispone de dos antenas de un color marrón oscuro que en la base adquiere un tono anaranjado. En la parte frontal de la cabeza se localiza el clípeo (placa robusta que hace las veces de escudo), también de un color anaranjado y en cuya parte posterior se localizan unos lóbulos redondeados estrechos. Las grandes y potentes mandíbulas son de color naranja y poseen un diente negro que emplean para escarbar.

 

Tiene unas alas con tonos de color grisáceo, con un tamaño que varía entre los 3.5 cm y los 7.5 cm de envergadura.

Las patas delanteras naranjas, con pequeñas trazas de color marrón oscuro, mientras que el resto de las patas son de color marrón oscuro completamente.

Avispón Asiático Gigante | Wiki Reino Animalia | Fandom

Este tipo de avispa anida en tierras bajas y bosques, al pie de sierras principalmente. A diferencia de otros tipos de avispas, la vespa mandarina hace sus nidos subterráneos, aprovechando huecos en las raíces de madera podrida, nidos de serpientes, roedores o animales excavadores. La entrada de estos nidos suele tener entre los 2 cm y los 60 cm de profundidad, extendiéndose posteriormente en formas vertical, horizontal y en ángulo. Las reinas procuran refugiarse en lo más angosto de estos nidos.

Esta especie es extremadamente agresiva, principalmente en los meses de otoño, que es cuando se encuentran en pleno ciclo reproductor. Su picadura es muy dolorosa y dispone de un veneno sumamente potente. Incluso se han dado casos en los que han conseguido atravesar los trajes especializados de los apicultores.

En los hábitat en los que llega a establecerse se convierte en especie dominante, ya que no sufre ninguna amenaza que ponga en peligro su supervivencia. Es extremadamente voraz, basando su alimentación en otros insectos, entre los que se incluyen las abejas meleras.

Esta voracidad es la que las convierten en una grave problema para la industria de la apicultura, pues uno solo de estos avispones es capaz de terminar con cuarenta o cincuenta abejas en pocos minutos. Una característica de esta especie, es que es la única avispa social que realiza ataques grupales contra las colmenas de abejas o de otras avispas.